4/6/09

Los chinos y la simulación




Me gusta ir a los "chinos a comprar. Paso bastante rato averiguando para que sirven los variados objetos que allí venden y apenas gasto. Son la simulación del consumo en épocas de escasez. Todo es un juego, en realidad nadie compra nada por necesidad, lo real , el objeto como utilidad desaparece.

En la caja continua el teatro, una cliente de clase media, discute con la cajera. No hay código de barras ni etiquetas en los objetos, todo esta en la cabeza de la "china". Le pide explicaciones del tiquet. La "china" en su mal castellano se ofende y le da un barrido de matemáticas de memoria. ¡ Oiga, que preguntar no es faltar! El tiquet sumaba, en total, 8,75€. La cliente lee y relee, y da por sentado que la engañan. Al cabo de 10 minutos se conforma.

Al final continua la confusión. ¿Que vale un objeto?.
"La verdad: no se opone a la falsedad, sino que es mas verdadero que la verdad, es la simulación". (Jean Baudrillard).

La pobre señora no acepta su desconcierto, entiende que le están robando, pero prefiere pensar que son los chinos, a fin de cuentas son extranjeros y de ojos rasgados, no puede/quiere darse cuenta que su vida es una simulación.

Las cervezas me ponen filosófico.

(Evaristo Cienpozuelos)




No hay comentarios: