25/5/11

Los encuentros a deshora


No aceptar otro orden que el de las afinidades,
otra cronología que la del corazón,
otro horario que el de los encuentros a deshora,
los verdaderos.
(Julio Cortazar)

No se porque, los encuentros programados, con el discurso preparado, siempre son frustrantes. Esa sensación de actuación fracasada, el miedo al derrumbe de la imagen de uno, apuntalada con chatarra. Siempre el miedo..... Solo se puede comenzar a vivir a partir del fracaso, a partir de la renuncia a la habilidad de engañar a los demas, de hacerles creer lo que no soy.

Como decia Borges: Mi vida ha sido un fracaso, pero hasta en eso he fracasado.

(Evaristo Cienpozuelos)

3 comentarios:

José Luis dijo...

Este comentario me recuerda a algo que dijo una noche Iñaki (el saxofonista) en los campamentos de Alcalá. No recuerdo muy bien la escena, pero le dijimos que le envidiábamos por su capacidad de cautivar a todos y tenernos encandilados con su saxo... Nos dijo que era todo mentira, que se sabía cuatro trucos para impresionar, pero que en realidad era un pardillo...
Ciertamente, eso me impresionó bastante más que lo bien que tocaba. De hecho, como se ve ahora, aún me acuerdo de ello.

Anónimo dijo...

enorme y triste verdad: la de evaristo,y la de borges no digamos.

sara dijo...

cada mañana,mientras le doy vueltas al café,para mi es el momento de inventar pequeños exitos y ver cómo hago para creérmelos,porque recien levantada al mundo como que asumir el fracaso no me parece compatible con el desayuno siguiente. será que me niego a comenzar a vivir.será que me da mucha pereza comenzar a vivir.