31/1/11

El interregno


……………….Creo que las características más destacadas de los miedos contemporáneos son su naturaleza diseminada, la subdefinición y la subdeterminación, características que tienden a aparecer en los períodos de lo que puede llamarse un "interregno".

Antonio Gramsci escribió en Cuadernos de la cárcel lo siguiente: "La crisis consiste precisamente en el hecho de que lo viejo está muriendo y lo nuevo no puede nacer: en este interregno aparece una gran variedad de síntomas mórbidos". Gramsci lo asoció a las situaciones extraordinarias en las que el marco legal existente del orden social pierde fuerza y ya no puede mantenerse, mientras que un marco nuevo, a la medida de las nuevas condiciones que hicieron inútil el marco anterior, está aún en una etapa de creación, no se lo terminó de estructurar o no tiene la fuerza suficiente para que se lo instale. Propongo reconocer la situación planetaria actual como un caso de interregno. De hecho, tal como postuló Gramsci, "lo viejo está muriendo". El viejo orden que hasta hace poco se basaba en un principio igualmente "trinitario" de territorio, estado y nación como clave de la distribución planetaria de soberanía, y en un poder que parecía vinculado para siempre a la política del estado-nación territorial como su único agente operativo, ahora está muriendo. La soberanía ya no está ligada a los elementos de las entidades y el principio trinitario; como máximo está vinculada a los mismos pero de forma laxa y en proporciones mucho más reducidas en dimensiones y contenidos. La presunta unión indisoluble de poder y política, por otro lado, está terminando con perspectivas de divorcio. La soberanía está sin ancla y en flotación libre.

Los estados-nación se encuentran en situación de compartir la compañía conflictiva de aspirantes a, o presuntos sujetos soberanos siempre en pugna y competencia, con entidades que evaden con éxito la aplicación del hasta entonces principio trinitario obligatorio de asignación, y con demasiada frecuencia ignorando de manera explícita o socavando de forma furtiva sus objetos designados. Un número cada vez mayor de competidores por la soberanía ya excede, si no de forma individual sin duda de forma colectiva, el poder de un estado-nación medio (las compañías comerciales, industriales y financieras multinacionales ya constituyen, según Gray, "alrededor de la tercera parte de la producción mundial y los dos tercios del comercio mundial").

………………………………. En nuestros tiempos, la gran pregunta no es "¿qué hace falta hacer?", sino "¿quién puede hacerlo?" En la actualidad hay una creciente separación, que se acerca de forma alarmante al divorcio, entre poder y política, los dos socios aparentemente inseparables que durante los dos últimos siglos residieron –o creyeron y exigieron residir– en el estado nación territorial. Esa separación ya derivó en el desajuste entre las instituciones del poder y las de la política. El poder desapareció del nivel del estado nación y se instaló en el "espacio de flujos" libre de política, dejando a la política oculta como antes en la morada que se compartía y que ahora descendió al "espacio de lugares". El creciente volumen de poder que importa ya se hizo global. La política, sin embargo, siguió siendo tan local como antes. Por lo tanto, los poderes más relevantes permanecen fuera del alcance de las instituciones políticas existentes, mientras que el marco de maniobra de la política interna sigue reduciéndose.

(Zygmunt Bauman)

30/1/11

La rigidez


Me gustaba aquella cafetería, suficientemente espaciosa pero con un toque de bar cutre, que me reconciliaba conmigo mismo. Siempre he creído, como tantas otras cosas equivocadas, que lo eficaz y elegante es falso, la precisión también, que lo que esta contaminado por lo humano es imperfecto y sucio?, la limpieza, limpieza de sangre, limpieza de sabanas, pureza, detuve mis pensamientos porque se dirigían hacia ese terreno de la castidad, pureza e intolerancia que tan bien conocía.

Esperaba a una mujer, en realidad no he hecho otra cosa toda mi vida, pero esta vez no era una espera existencial sino real. No la conocía, ni su edad, ni su aspecto, solo sus palabras, ya sabéis, Internet, refugio de solitarios, la deshumanización, que te aíslas en tu cuarto, vicio solitario, bueno todos sabemos de que estamos hablando.

Ella llevaría un pañuelo rojo y yo también. Ya iba por el segundo café cuando apareció. Como siempre sucede, su aspecto no era como me lo había imaginado. Algo más vieja de lo que esperaba, demasiada necesidad en su porte y en su aspecto y una sonrisa amplia y con ganas de caer bien.

Por que los hombres utilizamos Internet para relacionarnos, si nos quedamos con el cuerpo mas que con la palabra?. Me levanté, nos saludamos y nos presentamos. Hablamos un rato de nuestras charlas en la red, pero yo desde el principio estaba deseando irme. Ella estaba separada, yo también, pero una unión- amistad-hacer la comida no me apetecía. Hablamos de sexo con esa libertad con la que habla la gente que no practica, casi estuvimos a punto de quedar para acostarnos juntos pero algo faltaba, por que este rechazo?, era una mujer, agradable (ese adjetivo burgués que define la tibieza), abierta e inteligente, no estaba enamorado claro, pero lo de la mentalidad romántica era uno de los propósitos que había hecho este año, quitarme de fumar y del romanticismo, no podía vivir más tiempo como Oscar Ladoire en Opera prima. De repente me di cuenta, era majestuosa, tenia una cierta rigidez en su vida que la sostenía en pie, tenia algo en lo que sostenerse y yo nunca me he podido relacionar más que con el fracaso, cuando hay hambre sabe mejor la comida. Nos despedimos. Decidí acostarme pronto, no conectarme tanto a Internet y apuntarme como siempre me decía mi amiga Cristina a una escuela, cerca de casa, de bailes de salón. Puro cuerpo y movimiento. Me sentí como cuando me separé de mi mujer, un cierto alivio y una cierta tristeza, maldita ambivalencia.

(Evaristo Cienpozuelos)

"Hace 28 años que estás muerta y sin embargo te recuerdo mejor que a cualquiera de las otras, fuiste la única que comprendió la futilidad del arreglo con la vida. Las demás sólo estaban incómodas con segmentos triviales, criticaban absurdamente lo pequeñito." (Charles Bukowsky)

28/1/11

La cigarra y el sufrimiento bioquimico


Carpe diem”, cualquiera no aprovecha el momento. Hay que pensar en el futuro, la cigarra y la hormiga, por lo menos la cigarra se lo ha pasado bien, ya sabemos creatividad, narcisismo , aumento de endorfinas y varios. La hormiga todo el día currando, aunque realmente no puede hacer otra cosa, en sus genes no esta la diversión. Que sucedería si una vez llenos los depósitos de grano le dicen a la hormiga que hay que seguir trabajando porque las previsiones demográficas no dan para tanto y además alguna hormiga ejecutiva se ha dedicado a trapichear con el “grano basura”. No apostaría mucho por el aguante y la resignación de las hormigas.
Aparte elucubraciones entomológicas yo necesito , lo he descubierto hace poco, varias unidades de “placer” al día. Como diría un amigo mío, tapar el sufrimiento bioquímico. Que si una cervecita, que si un cigarrito, que si un polvito, que si hacer algo de ejercicio, que si una tapita en el bar, que si una buena lectura, que si una película en la tele. . Con los tiempos que vienen aparte de reducir el consumo habrá que reducir estas unidades placenteras. Siempre me ha parecido que las cigarras se lo montan mejor, saben que van a acabar durmiendo en un cajero automatico y nosotros seguramente tambien haciendo cola para retirar fondos, el corralito, pero no están toda la vida currando esperando una vejez con calefacción para que al final te digan que no puedes pagar el gas-oil. Los insectos no aguantarían tanto.

“¡Carpe diem Cigarra!

(Evaristo Cienpozuelos)

27/1/11

El modelo puntillista del tiempo


………………. En nuestra época, la angustia aterradora y paralizante tiene sus raíces en la fluidez, la fragilidad y la inevitable incertidumbre de la posición y las perspectivas sociales. Por un lado, se proclama el libre acceso a todas las opciones imaginables (de ahí las depresiones y la autocondena: debo tener algún problema si no consigo lo que otros lograron ) ; por otro lado, todo lo que ya se ganó y se obtuvo es nuestro "hasta nuevo aviso" y podría retirársenos y negársenos en cualquier momento. La angustia resultante permanecería con nosotros mientras la "liquidez" siga siendo la característica de la sociedad. Nuestros abuelos lucharon con valentía por la libertad. Nosotros parecemos cada vez más preocupados por nuestra seguridad personal... Todo indica que estamos dispuestos a entregar parte de la libertad que tanto costó a cambio de mayor seguridad.


………………Hay muchos indicios de que, a diferencia de sus padres y abuelos, los jóvenes tienden a abandonar la concepción "cíclica" y "lineal" del tiempo y a volver a un modelo "puntillista": el tiempo se pulveriza en una serie desordenada de "momentos", cada uno de los cuales se vive solo, tiene un valor que puede desvanecerse con la llegada del momento siguiente y tiene poca relación con el pasado y con el futuro. Como la fluidez endémica de las condiciones tiene la mala costumbre de cambiar sin previo aviso, la atención tiende a concentrarse en aprovechar al máximo el momento actual en lugar de preocuparse por sus posibles consecuencias a largo plazo. Cada punto del tiempo, por más efímero que sea, puede resultar otro "big bang", pero no hay forma de saber qué punto con anticipación, de modo que, por las dudas, hay que explorar cada uno a fondo.
(Zygmunt Bauman)

26/1/11

Rimbaud y los electrodomesticos


El sacrificio no había servido de nada. Observaba con desesperación el goteo del lavavajillas. La historia venia de atrás, de esos momentos de juventud en los que uno orienta su vida, mas bien desorienta, pero eso suelen ser apreciaciones a posteriori. Leía a Rimbaud, al poeta genial, al joven Rimbaud, como se llama a los genios, una carrera literaria brillante, probablemente escritor consagrado antes de los cuarenta, una vida cómoda, reconocimiento y dinero y el joven Rimbaud lo deja todo, desaparece, se dedica al tráfico de armas y aparece, para morir, diez años después, en un estado lamentable. Yo, en realidad, había pasado de leer vidas ejemplares de santos a leer vidas de poetas y claro, todos sufrían, se ponían enfermos y llevaban una existencia atormentada. Escogí, con cierta cobardía, la comodidad burguesa, orden, seguridad social y vacaciones en la playa. Mis amigos progres me llamaban “pequeño burgués”, no se si sería por la estatura, pero ahora que lo pienso no soy tan bajo. Durante todos estos años he ido concretando este orden en que funcionen todos los electrodomésticos, hay que ocupar el tiempo con las tareas cotidianas y así todo va engrasado y sin angustias. Pero lo de hoy ha sido la gota que colma el vaso, me han engañado, la tranquilidad burguesa no existe, no desaparece la incertidumbre, uno sustituye en su vida los vaivenes de la pasión por los vaivenes del mantenimiento y las reparaciones. El amor eterno, que es el no correspondido, sustituido por la espera eterna a que aparezca el técnico correspondiente. No recordaba ningún instante de mi vida en que todos los aparatos funcionaran, en que no me gastara dinero en revisiones o en arreglar alguno.

Sonó el timbre, el técnico acababa de llegar. Con movimientos pausados y apariencia de seguridad desmontó la tapa lateral y pronunció la frase fatídica, su condena:

- Esto no tiene arreglo, hay que cambiar esta pieza y ya no la fabrican, este lavavajillas es muy antiguo y a los cinco años dejan de fabricar recambios. Casi le saldrá a cuenta comprar uno nuevo.

No se que me sucedió entonces, se me nubló la vista y por mi memoria pasaron mis renuncias y la comodidad que nunca tuve. La rabia de sentirme engañado estalló y al cabo de un instante el técnico estaba ensangrentado y muerto a los pies de la tapa del lavavajillas. A partir de ahora solo viajaré en autobús.

Evaristo Cienpozuelos

Nuestra misión es realizar la mentira que encarnamos, lograr no ser más que una ilusión agotada. (Cioran)

23/1/11

Apagar el ruido de la muerte


¿Y qué será escribir poesía? ¿Apagar el ruido de la muerte que entra al oído sin invitación? ¿Mezclar la propia voz con ese ruido para volverlo inútil, apaciguarlo al menos? Borges opinó que el noventa por ciento del arte no existiría si se supiera qué sigue a la muerte. La muerte sería entonces un accidente de la lengua. Homero avisó que los dioses envían desdichas a los mortales para que las cuenten. La palabra narra ese castigo y confiesa así sus límites. No conoce un Paraíso todavía.

A diferencia de los sofistas, que buscaron convertir en razón la ambigüedad de la vida, el poeta desnuda la ambigüedad de la razón. No se lo propone. Escribe a la intemperie de sí mismo y nada más lo abriga. El techo que no tiene es infinito.

La crisis de la modernidad es muy profunda y va mucho más allá de lo económico. Hace años ya que se nos quiere uniformar el alma para convertirla en tierra fértil de cualquier autoritarismo. Impera un darwinismo social brutal y prepotente. La llamada globalización impulsa un genocidio más lento que el de los hornos crematorios, pero no menos bárbaro: se llama hambre. La poesía se levanta contra el empobrecimiento espiritual que todo ello acarrea. La poesía es resistencia no más porque existe.

(Juan Gelman)


19/1/11

El modulo


Hasta hoy y tras la Gran contaminación la realidad de soledad había sido soportable. Otros , en las ciudades de túneles, habían tenido más suerte al quedarse aislados en compañía, con alguna persona o al menos algún animal que les permitía recordar que “.... no es bueno que el hombre este solo....”.

Los primeros años la ocupación fundamental fue la supervivencia, el acceso a los módulos aislados de alimentos, individualizados para cada compartimento estanco así como la organización del tiempo imitando estructuras sociales que ya no tenían sentido. Poco a poco el tiempo se fue desdibujando al no ver la luz solar y desde hacia años solo el reloj permitía imitar ocupaciones y esperas que ya no eran necesarias. Las redes de comunicación estaban intactas y permitían el acceso a la red madre donde se generaban los contenidos que se distribuían a los módulos, pero después de algún tiempo y por razones probablemente psicológicas se habían cortado las comunicaciones desde los módulos al exterior.

Estoy solo, no puedo hablar con nadie y únicamente recibo noticias impersonales del exterior pero no puedo enviar las mías, probablemente no sepan de mi existencia. Hoy he leído una frase en un libro , que me ha decidido a terminar con esto: “Ser solitario, es habitar más que nadie la memoria y el deseo y, en cambio, haber desaparecido hace tiempo de los recuerdos y las ganas de los demás; mucho más que la soledad física, lo que duele es ese estar ausente de todas las conciencias, no vivir en cerebro ajeno, saber que no aparece tu nombre escrito en ninguna agenda".

Hace tiempo que no tengo agenda y lo más doloroso es que creo que nadie la tiene ya. Solo echare de menos el poder seguir viendo las películas sin anuncios.

(Evaristo Cienpozuelos)



16/1/11

Un exceso de normalidad


A primera vista impresionaba de gravedad. La forma de moverse, de hablar, la expresión de la cara. Podía ser un caso grave de "exceso de normalidad". Estos casos son desesperados si no se hacen intervenciones rápidas y, a veces, arriesgadas.
-Tengo que darle una mala noticia, aunque habrá que confirmarla con alguna prueba, creo que padece un cáncer o algo peor.
El paciente, curtido con mil médicos, sonrió levemente, agradeciendo el intento.
- Vd dirá que debo hacer doctor.
Le voy a pedir unas pruebas y con los resultados ya veremos.

A la semana se confirmaron los peores pronósticos, el análisis estaba perfecto, ni siquiera tenia elevado el colesterol. Indague holisticamente, su familia, los hijos, el trabajo, la declaración de Hacienda, todo perfecto, la hipoteca pagada, casa en la playa y sus hijos colocados.

- Su enfermedad no tiene cura, no es dolorosa pero si no puede resistir hay tratamientos potentes contra el aburrimiento.

Se fue agradeciendo mi interes. Dias despues se confirmo el cuadro, lo habian nombrado presidente de la Comunidad de vecinos. ¡ Maldita profesión!.

(Evaristo Cienpozuelos)



13/1/11

Siempre queremos irnos


La palabra libertad sirve para expresar una tensión importante, acaso la más importante. Siempre queremos irnos, y cuando el lugar a donde queremos ir carece de nombre, cuando es impreciso y no vemos en él límite alguno, lo llamamos libertad.

La expresión espacial de esta tensión es el intenso deseo de traspasar un límite, como si éste no existiera. En el vuelo, la libertad remonta hasta el antiguo sentimiento mítico de ascender hacia el sol. La libertad en el tiempo es la superación de la muerte, y ya nos sentimos contentos cuando logramos aplazarla más y más.

No hay ninguna libertad “para algo”; la gracia y dicha de la libertad es la tensión del ser humano que quiere ir más allá de sus propias barreras y, para cumplir este deseo, elige siempre las barreras más perversas.

Pero el origen de la libertad se encuentra en el respirar. Todo el mundo ha podido siempre inhalar cualquier aire, y la libertad de respirar es la única que no ha sido realmente destruida hasta el día de hoy.

(Elias Canetti)

10/1/11

La autoridad y La libertad


La función principal de la autoridad consiste en fijar una orientación al querer del sujeto. Dice Lacan “Lo dicho primero decreta, legisla, aforiza, es oráculo, confiere al otro real su oscura autoridad.”, esta determinación entra en contraposición con un momento –Lacan habla de “dicho primero”– en el que el sujeto no sabe lo que quiere. Cuando las figuras que encarnan la autoridad entran en crisis, el sujeto se ve bombardeado en todo momento por ofertas continuas para que se pronuncie sobre lo que quiere, no hay autoridad que oriente, el peso de la elección está en nosotros, todo parece ser posible pero si no hay elección forzada que limite el campo de la libre elección, desaparece la propia libertad de elección. Cuando ya no hay nadie que marque lo que queremos, ocurre exactamente lo contrario de lo que cabría esperar, cuando toda la carga de la elección reposa sobre nosotros, es cuando la dominación del Otro es más completa y la capacidad de elección se convierte en un puro simulacro.

(Slajov Zizek)

9/1/11

Manzanita


Estudie Derecho, como gran parte de mi generación, no me gustaba, pero tenia , parece ser, muchas salidas. Al acabar , sin las ganas y el valor de abrirme camino, decidí montar una gestoría con la esperanza de que fuera un trabajo leve y no necesitara mucha dedicación. El negocio no llego a despegar y arruinado y solo me enamore, por poco tiempo también, de una mujer casada. La clandestinidad, el aprovechar los pocos minutos que apenas teníamos era excitante. El reto me hacia feliz facilitado por la apatía de su marido que rozaba el desinterés total. La culpa hizo mella en ella y lo dejamos, no sin antes comprobar que la relación entre ellos dos había mejorado ostensiblemente gracias, sin duda, a lo nuestro.

Quiso la casualidad que embargado en la tristeza de la ruptura oyera el disco de Cecilia, “un ramito de violetas”: ...... Quien la enviaba flores por primavera...... que me reafirmo en la idea de que el amor es cosa de tres. Funde una empresa a la que puse el nombre, que me pareció más moderno , de Manzanita S.L. versionero de la canción de Cecilia. Nuestra especialidad eran los salvamentos matrimoniales, como grupo de choque. Nos contrataban los maridos de 40-50 años casados con mujeres desenamoradas y cansadas. El contrato era caro, requería dedicación, seguimiento, dotes de psicología, educación...... pero siempre funcionaba bien. Las enamorábamos, paseábamos, nos acostábamos y ellas, por disimular, no se resistían a ser más complacientes con sus maridos. Aprendían a disfrutar de ciertos placeres y volvían a sentirse guapas y deseadas.

Todo ha ido bien , el trabajo es agradable y bien pagado, hasta hoy en que estando con ella ha aparecido bruscamente su marido, enfurecido. El nos había contratado pero esta escena no entraba en ningún pacto lo que me ha desconcertado. Del desconcierto he pasado al pánico cuando ha sacado una pistola y apuntándome ha dicho : ¡Mi honor es lo primero, soy el hazmerreír del barrio!. No recuerdo mucho mas, solo el disparo y ahora estoy esperando, cada vez más débil, a que acuda una ambulancia. Creo que no llegara a tiempo. Solo me apena , después de todo, no haber estudiado Filosofía

(Evaristo Cienpozuelos)

8/1/11

Los prejuicios y la metamorfosis


Enigmático es el sistema de los prejuicios. De la consistencia, el número y el orden de éstos dependerá el que un hombre envejezca con mayor o menor rapidez. Tendremos un prejuicio donde quiera que temamos una metamorfosis. Pero no nos libramos de ella: la recuperamos con gran fuerza y sólo entonces volvemos a quedar libres. No es que podamos retrasar indefinidamente metamorfosis que ya hubieron debido realizarse. Ellas mismas nos lanzan en la dirección opuesta, pero el hombre tiene un alma elástica y tarde o temprano recae de nuevo en ellas con seguridad y energía. Muchas metamorfosis son marcadas por los anatemas de los mismos padres; éstas son las más peligrosas. Otras llevan el odio de toda la humanidad, en ellas recaen sólo unos pocos espíritus selectos. Quien se metamorfosea mucho necesita muchos prejuicios. Éstos no deberán ser un estorbo en un hombre muy vital, al que hay que medir en función de sus oscilaciones y no de aquello que lo retiene.

(Elias Canneti) (de Marta Sanuy)

7/1/11

Ecosistema


El día de mi cumpleaños, mi sobrina me regaló un bonsái y un libro de instrucciones para cuidarlo. Coloqué el bonsái en la galería, con los demás tiestos, y conseguí que floreciese. En otoño aparecieron entre la tierra unos diminutos insectos blancos, pero no parecían perjudicar al bonsái. En primavera, una mañana, a la hora de regar, me pareció vislumbrar algo que revoloteaba entre las hojitas. Con paciencia y una lupa, acabé descubriendo que se trataba de un pájaro minúsculo. En poco tiempo el bonsái se llenó de pájaros que se alimentaban de los insectos. A finales de verano, escondida entre las raíces del bonsái, encontré una mujercita desnuda. Espiándola con sigilo, supe que comía los huevos de los nidos. Ahora vivo con ella, y hemos ideado el modo de cazar a los pájaros. Al parecer, nadie en casa sabe donde estoy. Mi sobrina, muy triste por mi ausencia, cuida mis plantas como un homenaje al desaparecido. En uno de los otros tiestos, a lo lejos, hoy me ha parecido ver la figura de un mamut.


(Frente al sentimiento avasallador de aparente y común normalidad que esta sociedad nos quiere imponer, la literatura debe hacer la crónica de la extrañeza. Porque en nuestra existencia, ni desde lo ontológico ni desde lo circunstancial hay nada que no sea raro. Queremos acostumbrarnos a las rutinas más comodas para olvidar esa rareza, esa extrañeza que es el signo verdadero de nuestra condición)

(Jose Maria Merino)


6/1/11

El amor romantico y la imaginación


Todo hombre de hoy en quien la estatura moral y el relieve intelectual no sean de pigmeo o de paleto, ama, cuando ama, con amor romántico. El amor romántico es un producto extremo de siglos sobre siglos de influencia cristiana; y, tanto cuanto a su substancia, como cuanto a la secuencia de su desarrollo, puede ser dado a conocer a quien no lo perciba comparándolo con una veste, o traje, que el alma o la imaginación fabricasen para vestir con él a las criaturas, que acaso parezca, y el espíritu crea, que les cae bien.

Pero, todo traje, como no es eterno, dura tanto cuanto dura; y en breve, bajo la veste del ideal que formamos, que se deshace, surge el cuerpo real de la persona humana, en quien lo vestimos.

El amor romántico, por lo tanto, es un camino de desilusión. Sólo no lo es cuando la desilusión, aceptada desde el principio, decide variar de ideal, tejer constantemente, en los talleres del alma, nuevos trajes con que constantemente se renueve el aspecto de la criatura por ellos vestida.

(Fernando Pessoa:Libro del desasosiego)


4/1/11

Contactos


Vamos a ver, habrá que buscar un seudónimo para que no me conozcan,machote, un poco pretencioso y muy visto;topueser, demasiada desesperación en un solo nombre; otoñal, demasiado viejo; creo que voy a utilizar Barrichelo, a ver si me dejan pasar.

Aspecto físico: Talla 176 cms, media nacional, peso 74 Kgs. Voy al gimnasio y tengo cuadraditos en la tripa, (en realidad los tengo pero no se ven por ahora, por la grasilla que los recubre por encima). Mucho pelo, sin canas y rizado, tipo Bisbal. (me parece que no voy a mandar foto). Ojos claros acastañados, no soy guapo pero tengo una cara simpática y expresiva (no hay que pasarse que se nota luego).

Aficiones: Veo los documentales de la 2, y tengo la colección completa de National Geographic y la de Rodríguez de la Fuente en DVD (los videos de las nueve copas del Madrid no lo pongo, a las chicas no les suele gustar el fútbol). Cuando puedo salgo al campo para disfrutar de la naturaleza (lo de comer costillas no creo que quede bien), me gustan las puestas de sol y los momentos sencillos y entrañables (esto lo he sacado de un libro sobre la felicidad, aunque debe ser para pobres porque todo lo que recomiendan es barato.). Practico deportes de riesgo (la ultima despedida de solteros en la que jugamos al fútbol casi me rompo un pie), y disfruto con la serena placidez del golf (esto queda muy bien, te da un toque místico y parece que tienes pelas). Me gusta mucho la lectura, aunque la verdad es que apenas leo (mejor así, un poco de cultura, pero no se vayan a pensar que soy un ratón de biblioteca).

Carácter: Amigo de mis amigos ( la verdad es que dar bola a los enemigos seria de tontos), soy tímido (no se vayan a pensar que no paro de hablar), pero cuando estoy en confianza soy divertido y locuaz (no se lo que quiere decir pero suena así como a loco, da un toque espontáneo que queda bien). Me gustan esos momentos al final del día, con una chimenea encendida y un vaso de buen vino sentado encima de una alfombra turca. (Así parece que he viajado a la zona del Islam, lo que tiene su morbo y que estoy de vuelta de la cerveza, que da más feeling. Lo de la cerveza sin alcohol y las transaminasas altas no lo pongo). Me considero muy activo y dinámico (el horario de sueño no lo incluyo), trabajo estable aunque no lo sacrifico todo a la estabilidad, me gusta aceptar nuevos retos (mi padre si que esta acostumbrado a mis nuevos retos, la ultima vez que cogí la comercial de papelitos limpia gafas casi le da algo. No pagaban mal pero la gente se mosqueaba cuando les arrancabas las gafas....... Hoy en día no hay colaboración con el trabajador ni educación, cada uno a lo suyo).

Relaciones: (Me han dicho que este apartado es la clave). No doy importancia a la belleza física, la belleza esta en el interior, busco sensibilidad y una buena conversación ( creo que me he pasado, a ver si solo me llaman como amigo, que estoy muy harto), poder compartir los buenos y malos momentos (lo de no pedir dinero no lo pongo que queda mal) y poder explorar nuestra mutua sensualidad (me han dicho en la tienda de periódicos, que el de allí entiende bastante, que sensualidad es como sexualidad pero sin hacer el bestia) en momentos de paz. Por ahora no voy a escribir nada más, a ver si me mandan algún beso virtual.

(Evaristo Cienpozuelos)