23/5/09

La muerte y el Teatro


"Si, he visto muchas agonías...... aquí..... allá...... en todas partes..... pero con mucho no tan hermosas, discretas.... fieles....lo que molesta en la agonía de los hombres son los fastos..... el hombre siempre acaba en un escenario..... hasta el más sencillo..." (Louis-Ferdinand Celine)

..... no siempre es cierto que el hombre se coloca el mismo en un escenario. Si no se coloca él mismo, lo colocan. Es su destino de hombre.

¡Y los fastos! La muerte siempre vivida como algo heroico, como el final de una obra de teatro, como terminar un combate.

Muchos grandes escritores de la generación de Celine conocieron como el la experiencia de la muerte, de la guerra, del terror, de los suplicios, del destierro. Pero han vivido estas experiencias desde el otro lado de la frontera: del lado de los justos, de los futuros vencedores o de las victimas de una injusticia impuesta, en fin, del lado de la gloria. "Los fastos", esa auto satisfacción que quiere exhibirse, estaban presentes de forma tan natural en todo su comportamiento que no podían siquiera percibirlos ni juzgarlos. Pero Celine se encontró durante veinte años entre los condenados y los despreciados, en el basurero de la Historia, culpable entre los culpables. Todos a su alrededor fueron condenados al silencio; el fue el único en dar una voz a tan excepcional experiencia: la experiencia de una vida a la que se le ha confiscado todo fasto.

(Milan Kundera)

(Un encuentro: la muerte y sus fastos)

No hay comentarios: