15/2/09

La crisis y Brigitte Bardot


Hoy es día impar. Toca gastar. No es que me haya vuelto consumista, que la austeridad es una constante en mi vida, a veces por convicción y otras por falta de posibles , que se decía en mi pueblo.
Ahora tengo una renta suficiente y segura que me permite algunos dispendios pero claro, con mi carácter dubitativo suelo sondear lo que me rodea antes de gastar. Nunca he sido gozador, sino mas bien razonador y organizador. De pequeño me organizaban el tiempo pero me daban pocos abrazos. De mi infancia no tengo apenas recuerdos de experiencias sensoriales, que se dice ahora, intensas, solo de experiencias razonadoras intensas. Únicamente me acuerdo y aun no se me ha pasado la sorpresa, de ir al cine a los cinco años a ver una película de Brigitte Bardot. El argumento sin importancia y la escena critica una en que Brigitte Bardot disfrazada de pobre, es decir con un vestido raído y escaso se hería con un pez espada o algo así. Cuando llegaba a tierra, porque no recuerdo si pescaba buceando como los recolectores de perlas, le curaban la herida en el muslo con lo cual se subía un poco la falda ya de por si corta. Yo, por entonces, no sabía lo que era un muslo, ni una mujer, ni Brigitte Bardot, pero sin quererlo como un fuego que se despertaba note una excitación incontenible, como una alegría sin motivo. El Cuerpo se movilizo, luego me entere que se llamaba pene, y allí tuve mi primera sorpresa eréctil, no esperada. Luego me volví razonador, supongo que para no tener más sorpresas, como Sócrates. Pero Sócrates era feo, que decía Nietzsche y no disfrutaba demasiado. Se pasaba todo el día hablando y nunca se ha dicho que fuera alcohólico. Vamos que el cuerpo lo tenía como soporte, hardware que se dice ahora.
Continúo que me pierdo. Sondeando y leyendo periódicos: El País martes, jueves y Sábados (Que trae el suplemento cultural) y El Mundo (Lunes, Miércoles y Viernes) y el Heraldo el Domingo , así como la Tele de pago, que la gratuita hay que pasar mucho rato hasta que te enteras de algo, me he enterado de la crisis.
No hay dinero, hay desempleo y la venta de colchones no ha aumentado. Porque si los ricos se han llevado todo el dinero y este no esta en los bancos tiene que estar debajo del colchón…. Pero tampoco esto es seguro.

Bueno, que dicen que hay que consumir y a la vez hay que ahorrar. Consumir para que las empresas funcionen y den empleo y ahorrar para que los bancos tengan liquidez. En pura lógica es una situación contradictoria, imposible de resolver. Por tanto hoy me toca gastar y mañana no salgo de casa y ahorro.

Además de razonable y algo frío soy un buen ciudadano.

(Evaristo Cienpozuelos)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es lo mejor que he leido sobre la crisis. Columna segura en mi periodico, pagina par, junto a editorial, nunca en heraldo.