11/2/09

El Extraterrestre




Aun tiemblo. He estado a punto de ser abducido por un extraterrestre. Ademas no se si voy a tener la tranquilidad necesaria para contarlo, no tengo paciencia para las narraciónes. En las novelas policíacas solo leo el principio y el final. Cuando me aprieta el gusanillo de saber quien es el asesino me salto cien páginas y listo.
La llamada al timbre y el aspecto no infundían sospechas.

- ¿D. Evaristo Cienpozuelos? -

- Si, soy yo -

- ¿Le interesa la educación de sus hijos, D. Evaristo? -

Aquí tendría que haber sospechado algo, tanto Don y tanto Evaristo solo se escuchan en las llamadas de Orange para cargarte algún móvil robótico y un contrato con letra pequeña ilegible, como para mi presbicia.

Sigamos, en realidad no me interesa la educación de mis hijos, solo que sean , como yo, moderadamente infelices, pero eso, ¿como se lo explicas a un extraterrestre trajeado?.
El traje no era malo, no entiendo de trajes pero se cuando es malo por mi experiencia cuando andaba buscando piso y todos los chavales que los vendían llevaban uno que les venia un poco forzado.
El silencio fue tomado por ET como un asentimiento y continúo.

- D. Evaristo (empezaba a notar mis lagunas y mi poca paciencia), en estos tiempos que corren la educación es muy importante. Son épocas cambiantes y de flexibilidad laboral y la adaptación es precisa.

Lo que me faltaba, apología liberal capitalista con la crisis que llevamos.

- Mire, no tengo tiempo para atenderle, ¿que desea en realidad?-

Entonces me di cuenta de su procedencia fantasmal y de sus objetivos malignos:

- Soy de Planeta Agostini y le ofrezco una enciclopedia en treinta y cinco tomos además de ocho DVD con el resumen –

Solo me dio tiempo a empujarlo y cerrar la puerta pese a sus protestas. A pesar de todo he tenido suerte y la alegría de pensar que hay planetas cercanos con habitantes tan imbéciles como nosotros

(Evaristo Cienpozuelos)

No hay comentarios: