26/2/09

La imperfeccion y el deseo


Ahora estoy "realmente" solo. Es una sensación diferente a la soledad acompañada que provoca la familia, tan callada por amor y respeto. No he tenido amoríos ya que no poseo esa risa fácil ni la ingenuidad que da la juventud y el amor besucón. Por eso, en estos tiempos de redes sociales y Facebook me he apuntado al curso "amor y deseo". La pregunta es: ¿Que hace falta para mantener el amor, el deseo?. Reconozco dada mi rustica posición que lo de deseo siempre me ha sonado a sexo pasional, pero desde que me cultivo algo me han dicho que no es exactamente así. Es el motor de nuestra vida, la búsqueda de algo que siempre falta, que nos permite construir en ausencia. Lo del amor ya me suena peor una mezcla entre romanticismo barato y aguantar. ¿Hay un concepto épico del amor?.

La primera sesión comenzo con una tormenta de ideas, que es como decir tonterías en grupo. El grupo era predominantemente femenino, los machitos quitando algún neurótico como yo, ya no salen del bar. Todas daban su opinión, bondadosa, cargada de buenos deseos, pero como todo lo bondadoso, inútil. Pero uno se lleva sorpresas. Ania comenzo a hablar: "......Luego la soledad manda, o el silencio, o un escalofrío, no sé, y nos hace mirarnos dentro. A mí últimamente me hace mirar hacia afuera, a ver si encuentro en el que me acompaña, ese término medio en el que debe estar situado, pues alguien me ha dicho que en los últimos años no he buscado bien entre sus defectos algún elemento imperfecto oculto, sobre el que yo no soy capaz de elevar una construcción precisa de mis sueños."

Siempre me equivoco, juzgo precipitadamente. Tras esto seguiré solo, hay niveles que no alcanzo. Gracias chicas.


(Evaristo Cienpozuelos)

21/2/09

Me gustaria ser sabio


Me gustaría ser sabio también. Los viejos libros explican la sabiduría: apartarse de las luchas del mundo y transcurrir sin inquietudes nuestro breve tiempo. Librarse de la violencia. Dar bien por mal, no satisfacer los deseos y hasta olvidarlos: tal es la sabiduría. Pero yo no puedo hacer nada de esto: verdaderamente, vivo en tiempos sombríos. (Bertold Brecht)

18/2/09

La vida y la Novela


Todos somos invenciones recíprocas, todos somos imágenes evocadas por la magia de todos lo demas. Todos somos autores recíprocos. [...] Lo que la gente envidia en un novelista [...] son las personalidades interpretativas que el autor se permite, la resbaladiza irresponsabilidad con que se pone y se quita la propia piel, ese deleitarse no tanto en el "yo" como en la evasión del "yo" [...]. Lo que la gente envidia es el don que posee el novelista de convertirse en otro. [...] ¿Acaso no es cierto que [...] el aspecto mas intrigante de la imaginación del escritor es la distancia que existe entre su vida y su novela? (Philip Roth)

15/2/09

La crisis y Brigitte Bardot


Hoy es día impar. Toca gastar. No es que me haya vuelto consumista, que la austeridad es una constante en mi vida, a veces por convicción y otras por falta de posibles , que se decía en mi pueblo.
Ahora tengo una renta suficiente y segura que me permite algunos dispendios pero claro, con mi carácter dubitativo suelo sondear lo que me rodea antes de gastar. Nunca he sido gozador, sino mas bien razonador y organizador. De pequeño me organizaban el tiempo pero me daban pocos abrazos. De mi infancia no tengo apenas recuerdos de experiencias sensoriales, que se dice ahora, intensas, solo de experiencias razonadoras intensas. Únicamente me acuerdo y aun no se me ha pasado la sorpresa, de ir al cine a los cinco años a ver una película de Brigitte Bardot. El argumento sin importancia y la escena critica una en que Brigitte Bardot disfrazada de pobre, es decir con un vestido raído y escaso se hería con un pez espada o algo así. Cuando llegaba a tierra, porque no recuerdo si pescaba buceando como los recolectores de perlas, le curaban la herida en el muslo con lo cual se subía un poco la falda ya de por si corta. Yo, por entonces, no sabía lo que era un muslo, ni una mujer, ni Brigitte Bardot, pero sin quererlo como un fuego que se despertaba note una excitación incontenible, como una alegría sin motivo. El Cuerpo se movilizo, luego me entere que se llamaba pene, y allí tuve mi primera sorpresa eréctil, no esperada. Luego me volví razonador, supongo que para no tener más sorpresas, como Sócrates. Pero Sócrates era feo, que decía Nietzsche y no disfrutaba demasiado. Se pasaba todo el día hablando y nunca se ha dicho que fuera alcohólico. Vamos que el cuerpo lo tenía como soporte, hardware que se dice ahora.
Continúo que me pierdo. Sondeando y leyendo periódicos: El País martes, jueves y Sábados (Que trae el suplemento cultural) y El Mundo (Lunes, Miércoles y Viernes) y el Heraldo el Domingo , así como la Tele de pago, que la gratuita hay que pasar mucho rato hasta que te enteras de algo, me he enterado de la crisis.
No hay dinero, hay desempleo y la venta de colchones no ha aumentado. Porque si los ricos se han llevado todo el dinero y este no esta en los bancos tiene que estar debajo del colchón…. Pero tampoco esto es seguro.

Bueno, que dicen que hay que consumir y a la vez hay que ahorrar. Consumir para que las empresas funcionen y den empleo y ahorrar para que los bancos tengan liquidez. En pura lógica es una situación contradictoria, imposible de resolver. Por tanto hoy me toca gastar y mañana no salgo de casa y ahorro.

Además de razonable y algo frío soy un buen ciudadano.

(Evaristo Cienpozuelos)

11/2/09

El Extraterrestre




Aun tiemblo. He estado a punto de ser abducido por un extraterrestre. Ademas no se si voy a tener la tranquilidad necesaria para contarlo, no tengo paciencia para las narraciónes. En las novelas policíacas solo leo el principio y el final. Cuando me aprieta el gusanillo de saber quien es el asesino me salto cien páginas y listo.
La llamada al timbre y el aspecto no infundían sospechas.

- ¿D. Evaristo Cienpozuelos? -

- Si, soy yo -

- ¿Le interesa la educación de sus hijos, D. Evaristo? -

Aquí tendría que haber sospechado algo, tanto Don y tanto Evaristo solo se escuchan en las llamadas de Orange para cargarte algún móvil robótico y un contrato con letra pequeña ilegible, como para mi presbicia.

Sigamos, en realidad no me interesa la educación de mis hijos, solo que sean , como yo, moderadamente infelices, pero eso, ¿como se lo explicas a un extraterrestre trajeado?.
El traje no era malo, no entiendo de trajes pero se cuando es malo por mi experiencia cuando andaba buscando piso y todos los chavales que los vendían llevaban uno que les venia un poco forzado.
El silencio fue tomado por ET como un asentimiento y continúo.

- D. Evaristo (empezaba a notar mis lagunas y mi poca paciencia), en estos tiempos que corren la educación es muy importante. Son épocas cambiantes y de flexibilidad laboral y la adaptación es precisa.

Lo que me faltaba, apología liberal capitalista con la crisis que llevamos.

- Mire, no tengo tiempo para atenderle, ¿que desea en realidad?-

Entonces me di cuenta de su procedencia fantasmal y de sus objetivos malignos:

- Soy de Planeta Agostini y le ofrezco una enciclopedia en treinta y cinco tomos además de ocho DVD con el resumen –

Solo me dio tiempo a empujarlo y cerrar la puerta pese a sus protestas. A pesar de todo he tenido suerte y la alegría de pensar que hay planetas cercanos con habitantes tan imbéciles como nosotros

(Evaristo Cienpozuelos)

4/2/09

Vicente, la muerte y Tolstoi



Acabo de leer "La muerte de Ivan Illich", despues de mucho sufrimiento por su enfermedad, llega el final:


"Y prestó atención. Si, aquí está. Bueno ¿y que?.. Y la muerte donde está?. Buscaba su anterior y habitual temor a la muerte y no lo encontraba. ¿ Dónde está? ¿Que muerte? No habia temor porque tampoco había muerte. En lugar de muerte había luz. ¡Conque es éso! dijo de pronto en voz alta. ¡Que alegría!"....."Este es el fin de la muerte, se dijo. La muerte ya no existe. Tomó un sorbo de aire, se detuvo en medio de un suspiro, dió un estiron y murió"




(En recuerdo de tu amigo Vicente. Pura)

3/2/09

Lunes


Amanece de acero
el lunes salpicado,
aliento humedecido.

Desgasta la terraza
el rencor escurrido,
bayeta de silencio.

Una grúa bosteza
envasada al vacío.

Presagio el veredicto
del olvido
en sí mayor,
en un no sostenido.

(M. Jaén.)

1/2/09

El Arbol Genealogico


Reconozco no tener mucho interés por mis antepasados pero los árboles genealógicos me dan cierto morbo. Me produce admiración la paciencia del que los hace, ese espíritu entre detectivesco y administrativo, buscando todas las ramas y conexiones de la familia. Al leerlos uno averigua que no conoce a casi nadie, muchos han muerto, lo que produce cierto desasosiego, cuando me tocara a mi?. Por que rama van? Y cierta curiosidad interesada: y si tengo un antepasado millonario que no conozco y me toca algún pellizco?. O sea que no eran tan serios como me han contado sino que el abuelo estuvo liado con ……..
En realidad es una manera de apuntalar con datos, la famosa objetividad, la imagen de la familia que querríamos tener, decidida de antemano (los neurólogos dicen que primero tomamos instintivamente las decisiones y luego buscamos las razones para justificarlas): Venidos a menos. Venidos a mas. Pobres pero honrados. Santas y sufridoras, descocadas y rebeldes. De derechas o de izquierdas. Calzonazos o macarras.
En la imprenta de abajo hacen árboles genealógicos a medida, les das los nombres y las fotos y ellos te inventan los antecedentes.
Si quieres que tus antepasados sean japoneses cuesta un poco mas porque tienen que achinarles o ajaponesarles los ojos en las fotos.
Nunca estamos contentos……. De botones a director.

(Rafa Cid)