1/12/08

La Infancia

Durante generaciones, crecer fue una tarea fácil: ibas a la escuela unas horas al día, practicabas deporte y tenías alguna afición, y el resto del tiempo jugabas. O quizá soñabas despierto. Ahora nuestros hijos están más obesos, mas deprimidos y más medicados que cualquier generación anterior. Usando a los niños como forma de revivir nuestra propia vida, o para compensar nuestras frustraciones personales, hemos destruido la magia y la inocencia de la niñez.

(Carl Honore)

1 comentario:

Anónimo dijo...

La nada no es nada, no puede ser el prototipo de cosa alguna. La nada indica por definición la ausencia de algo: excluye, o bien uno o varios objetos, o bien todos los objetos, según el contexto; hablar de una "nada" intrínseca, es decir, que no fuera sino ella misma sin referencia a las cosas que excluye, sería una contradicción en los términos. Cuando un recipiente está lleno y luego se vacía, se produce una diferencia; pues bien, esta diferencia es una realidad, de lo contrario nadie podría quejarse nunca de que le han robado.