21/2/07

Las servidumbres inutiles


Cuando hayamos aliviado lo mejor posible las servidumbres inútiles
y evitado las desgracias innecesarias, siempre tendremos,
para mantener tensas las virtudes heroicas del hombre,
la larga serie de males verdaderos, la muerte, la vejez,
las enfermedades incurables, el amor no correspondido,
la amistad rechazada o vendida, la mediocridad de una vida
menos vasta que nuestros proyectos y más opaca que nuestros ensueños
-todas las desdichas causadas por la naturaleza divina de las cosas
(Marguerite Yourcenar)